La clase de música.

Las formas ortogonales se articulan en varios ritmos.        Representan una arquitectura desarrollada como notas musicales. Es allí donde aparecen las celdas, lugares cerrados de un estudio de piano. Forma y realidad conviven, muestran una manera de sentir, se acoplan temporalmente como ecos de la memoria más íntima. Un juego de investigación para el espectador.

Medidas: 1,84 x 0,70 x 0,12 cm

 

Ubicación: Jardín de esculturas de la Fundación Joan Miró. Barcelona, España.

 

Técnica: Fundición de hierro.

 

La clase de música.

La imagen muestra el día de la inauguración en el Jardín de esculturas de la Fundación Joan Miró de Barcelona, España.

Cado Manrique conversando con un operario en el taller de fundición.

Rompiendo el molde de fundición